Pollo de Corral estilo guisanderas.

Publicado en 21 Octubre 2015

La verdad es que el tema del pollo ultimamente es casi discusión semanal en casa, encontrar en el mercado pollos que tengan sabor, que su piel no sea un montón de grasa apelotonada, y que al guisarlo sepa algo es cada vez mas complicado.

Los pollos de corral son en realidad pollos criados de una forma un poco mas lenta, que tienen mas espacio para moverse y cuya alimentacion esta mas basada en cereales que en compuestos de piensos para el engorde rápido, pero aún así, a veces el sabor deja mucho que desear sobre todo si los comparamos con los pollos caseros que en ocasiones tengo la fortuna de consumir.

Hoy os propongo una receta clasica, de las de mi abuela de toda la vida, una receta que podeis preparar el día siguiente y que seguro que os dará mucho juego para poder usar lo que sobre, si es que sobra.

Se consigue una salsa exquisita que si queda, junto con las piezas menos apetecibles podemos usar para un arroz muy apañado al día siguiente.

Ingredientes:

1 pollo de corral hermoso, algo mas de dos kilos

3 cebollas

1 puerro la parte blaca

1 vaso de vino blanco

1/2 vaso de coñac

1 vaso de agua

Sal

Aceite pare freir.

Para adobar el pollo:

2 dientes de ajo

Perejil

Sal

Medio vaso de vino blanco.

Guarnicion: Pimientos del piquillo, guisantes , también si queréis podeis freír unas patatas en cuadros como para bravas y añadirlas dos minutos antes de terminar la cocción, este golpe de guiso les dará un toque exquisito, así las ponía mi abuela, aunque ella usaba los "patatinos" que eran tan apreciados.

Elaboracion:

Le decimos al carnicero que nos parta el pollo en octavos, sepando las alas y el espinazo.

Si deseamos trozos mas pequeños quedaría genial también.

Adobamos el pollo añadiéndole el ajo picado, el perejil picadito, sal y el medio vaso de vino, mezclamos bien y lo tenemos por lo menos dos horas en la nevera.

Yo lo adobé el día anterior por lo que si teneis tiempo podeis hacerlo el resultado es mucho mas "casero".

Una vez pasado el tiempo de adobo, vamos friendo el pollo con cuidado y despacio a media potencia para conseguir un buen dorado,como son trozos grandes tardaran unos seis/ocho minutos por cada lado.

Mientras el pollo se dora, en una olla de tamaño adecuando, añadimos, la cebolla picada, el puerro picado, y un poco de perejil.No es necesario que la cebolla y el puerro esten picados muy finos.

Vamos sacando el pollo y colocándolo en la olla que tenemos con la cebolla y el puerro, una vez todo frito, añadimos un poco del aceite de la fritura, y ponemos al fuego, esperamos a que empiece a chisporrotear, añadimos por este orden, el coñac, el vino y removemos con cuidado, esperamos un minuto a la evaporación, añadimos el agua, y un poco de sal.Es importante que el liquido cubra toda la carne.

Ponemos a fuego fuerte hasta que comience a hervir,

Una vez en este punto, bajamos el fuego al mínimo pero con la suficiente intensidad para que siga guisando sin dejar de hacer el "chup chup " tipico de los guisos a fuego lento.

Vamos mirando el guiso controlando que quede tierno el pollo y que haya liquido suficiente, en vez de remover es importante que " movamos la olla" de esa manera evitaremos que se rompan las piezas.

Cuando la salsa vaya reduciendo probamos y corregimos de sal si fuera necesario.

Dejamos guisar hasta que el pollo este bien tierno.

Acompañamos con unos pimientos del piquillo que habremos salteado durante unos minutos con un poco de aceite en una sartén.

Repost 0
Comentar este post